PELAR NARANJAS: ENTRE EL PLACER Y EL SACRIFICIO

PELAR NARANJAS: ENTRE EL PLACER Y EL SACRIFICIO

La naturaleza es sabia y por eso ha encontrado la manera de cubrir las naranjas con una piel gruesa para protegerla del frío y de las adversidades meteorológicas. El grosor de su cáscara la arropa de manera que el fruto queda cubierto envolviendo los gajos más sabrosos de la temporada. Pero, seguro que en más de una ocasión, hemos declinado la opción de comernos una naranja por no pelarla y mancharnos las manos y/o como segunda opción,  hemos sugerido en la mesa este trabajo a alguna alma caritativa que estuviera dispuesta a pelarnos tan delicioso fruto.

Esta negativa a destapar la fruta puede llevarnos a perder la oportunidad de disfrutar y cerrar una puerta a nuestra salud por el rico aporte de vitaminas que tienen nuestras naranjas. Y por otra parte, a dejarnos cautivar del perfume que se desprende mientras retiramos sus cáscaras a través del olfato con ese  aroma dulce y suave tan característico. Por eso, en NaranjasYa os damos algunos consejos para que pelar una naranja no sea un inconveniente y sí un beneficio para la salud. Porque hay muchas maneras de pelar una naranja.

Aquí os sugerimos los siguientes:

Con cuchara

Para conseguir extraer la piel de la fruta, cortaremos la piel de la naranja por la mitad, buscando no cortar la pulpa. Seguidamente y ayudados por una cuchara, la introduciremos entre la pulpa y la cáscara, para así lograr desprender la cáscara de la pulpa. Una vez hecho este paso con la primera mitad repetiremos el proceso en la segunda mitad y una vez separada la cáscara de la pulpa, giraremos la cáscara para extraerla de la pulpa.

Con cuchillo y tenedor

Para la primera opción que os presentamos a través de estos dos utensilios cortaremos los extremos de la naranja sujetando el fruto con el tenedor. En uno de los lados, realizaremos un corte hasta la mitad de la naranja. Con el tenedor, separaremos la naranja para obtener la consiguiente hilera de gajos. Recomendamos no hacerlo sobre una base suave para evitar que se nos resbale el fruto y cortarnos, dado el jugo que puede soltar esta operación. A continuación, lo haremos con la otra mitad.

Para la segunda opción y ayudados de un cuchillo afilado, retiraremos los extremos de la naranja, buscando formar una base para que la fruta pueda estar parada en la tabla de cortar. Siguiendo el contorno de la naranja, retiraremos la piel, intentando deshacernos de la piel blanca que ubicada entre la cáscara y la fruta. Una vez dividida la fruta en gajos, los separaremos y así ya estará lista para comer, sin necesidad de habernos manchado las manos.

Por el contrario, si te hacen responsable y eres de los que no te importa pelar las naranjas en la mesa, en NaranjasYa nos gusta buscarle remedio a todo, por eso te recomendamos algunos remedios caseros para eliminar este olor frotando nuestras manos con aceite de bebé, pasta de dientes, limón, café, bicarbonato de sodio o perejil.

Y recuerda, no tires las cáscaras. En este mismo blog encontrarás una entrada con un artículo en donde os contamos los múltiples usos y beneficios que tienen estos restos biológicos.

Publicado en 01/06/2018 0 100

Dejar un comentarioDeja una respuesta

Debe iniciar con la sesión iniciada para poner un comentario.

No hay productos

Estar determinado Envío
0,00 € Total

Revisa